¿Tienen derechos los Adolescentes en Chile? Fiscalia e INDH no responden, a un año de ocurridos los tratos vejatorios hacia un estudiante

                                                                             Foto: Nov 2017 Ingreso FFEE al patio LMBB -Director informa  presunto delito flagrante. 

        La experiencia que daremos a conocer son la consecuencias de la detención policial de un adolescente que  fue sometido a tratos degradantes, tortura , maltrato psicológico y físico por parte de un policía de apellido Serrano. Los conductos formales usados para dar a conocer su Verdad  fueron varios la búsqueda de  Justicia y Reparación aún no llega.

Destaca la decisión del adolescente por aportar  con su testimonio,  a que estos hechos no se repitan ;  su carta -publicada aquí – dice que busca proteger  “a los de Séptimo y Octavo quienes  se integrarían al Liceo Manuel Barros Borgoño, el 2018”. ¿Que hacer cuando eres afectado por una situación traumatica  como esta ? ¿Callar, denunciar, buscar apoyo, buscar Justicia  ?  El estudiante de un Liceo emblemático  buscó  apoyo en  su madre y en sus compañeros de aula ; solicitó  espontáneamente ser  atendido por el  Departamento Psicosocial del área de Psicología del Liceo . Las profesionales que  atendieron el asunto informando ,  la atención fue  registrada así:

Constancia de Atención

El estudiante  D.A.V.P. curso XX solicita de manera espontánea, el miércoles 27 de septiembre, ser atendido por la dupla psico educativa (orientadora y psicóloga del nivel) motivado por la necesidad de comentar situación vivida el día lunes 25 de septiembre de 2017.

Motivo de consulta y antecedentes relevantes:

En un contexto de movilización estudiantil de los alumnos del liceo Manuel Barros Borgoño, D. A.V.P relata que: “fui detenido por un efectivo de fuerzas especiales de carabineros quien me sube al zorrillo (vehículo de carabineros que lanza gas lacrimógeno) y de manera sistemática me comienza a asfixiar provocando el adormecimiento de todo mi lado izquierdo, lo que aún se mantiene ya que mi brazo izquierdo todavía lo siento dormido. Junto con esto el carabinero me insultó y amedrentó diciéndome que me iba a matar, además de escupir su mano y pasarla por mi cara diciendo que comiera”.

D.A.V.P se acerca al equipo psico socioeducativo buscando apoyo y orientación respecto a lo sucedido, en tanto manifiesta su decisión de realizar una denuncia formal del trato degradante al que habría sido sometido durante su detención por carabineros, y de este modo evitar que hechos así vuelvan a ocurrir a otros jóvenes.

Antecedentes relevantes a informar : Al momento de relatar lo sucedido D. se observa claramente afectado señalando que el día martes, posterior a los hechos, no asistió a clases debido a los múltiples dolores musculares que sentía, además de sentir sus extremidades izquierdas adormecidas. A la fecha se mantiene con dificultad para conciliar el sueño además de observarse en Diego un estado de hiper vigilancia.

Departamento Psicosocial. Area de Psicología

Liceo Manuel Barros Borgoño

Del mismo modo, en entrevista con su madre y apoderada se observa también claramente los efectos de lo sucedido tanto en el estado de ánimo como en la presencia de sentimientos de temor y vulnerabilidad que presenta los últimos días.

Situación actual y recursos del estudiante : D. A.V.P  presenta variados intereses artísticos a los que desea avocarse y de este modo poder superar lo ocurrido. Además se considera también como recurso el querer plasmar los hechos en una denuncia formal con el objetivo de buscar justicia y como una forma esencial para  sobreponerse; todo con el apoyo y acompañamiento de su familia.

Es todo cuento podemos informar,

 

MARÍA CRISTINA HERRERA                                 XIMENA ESPINOZA VÉJAR

Orientadora                                                                       Psicóloga

Coordinadora Equipo Psico socio educativo Liceo Manuel Barros Borgoño .

 


 

El joven  siguió buscando Justicia, denunció  los hechos  ante  Fiscalía y al Instituto Nacional de derechos Humanos . Lo último  fue gestionado mediante Ley de Lobby CO001AW0361078 por ONG Emprender con alas – organismo integrante del registro  INDH – con la   Directora Regional Metropolitana a quien verbalmente se le hizo informó  la intención del estudiante de denunciar los hechos; y a petición de ésta se envió su carta denuncia al departamento Jurídico,  la que publicamos a continuación: 

Mi nombre es D.A.V. P,  edad 17 . Estudiante desde hace dos años y medio (Actualmente me encuentro cursando X°ero Medio.) del establecimiento educacional Liceo A-10 Manuel Barros Borgoño.

Al día de hoy 29/09/17, declaro que el pasado lunes al realizarse una manifestación estudiantil en mi liceo, un oficial de Fuerzas Especiales de Carabineros (Cabo 1°ero de apellido Serrano.) me capturó y procedió a realizar mi “detención”. La cual fue ejecutada en base a montaje, tortura, humillación, y varias irregularidades que expondré a continuación. Todo esto respaldado por testigos, los cuales atestiguaron el maltrato y violación a los derechos humanos que sufrí ese día por parte de dos policías —————-, incompetentes y sociópatas.

Últimamente, la frecuencia de las manifestaciones realizadas por estudiantes del MBB aumentó, comparada con meses anteriores. Ya era normal ver más de una manifestación diaria y más de diez en la semana.

Esto lo único que provocó fue hacer que la represión por parte de los FFEE aumentara, cada vez más agresiva y violenta. Y esto, en contraparte, aumentó la ira de mis compañeros, los cuales no veían que sus exigencias fueran escuchadas.

El día lunes, la situación llegó a un punto de quiebre. El uso de armas químicas (Gases lacrimógenos.) por parte de las Fuerzas Especiales fue desmedido, ya que le fue agregado al agua del guanaco, aparte de ser usado al interior de el establecimiento educacional. Cosa que no debiera ser posible, pues dentro de este se encontraban personas que no se encontraban participando de las manifestaciones. Niños, Adolescentes, Adultos, Adultos-Mayores. Todos nos vimos afectados, ya que el aire quedó irrespirable. El liceo quedó completamente gaseado y las clases fueron suspendidas, quedando en el establecimiento profesores, auxiliares y funcionarios.

En el momento de la manifestación yo me encontraba en el estacionamiento del liceo, junto con un grupo de compañeros. No estábamos encapuchados, pero los FFEE no perdonan. En el momento en que llegó el guanaco, todos se apresuraron en entrar, pero yo decidí quedarme afuera junto con tres compañeros más. Esto fue por no querer quedar impregnados con la lacrimógena.

Ya cuando el aire estaba irrespirable, los tres compas que estaban conmigo decidieron arriesgarse y correr a refugiarse dentro del liceo. Mojados y todo, lograron entrar, mientras yo me quedé solo. Decidí alejarme hacia el otro extremo del estacionamiento. Ahí yo estuve unos siete minutos, escondido.

Ya pasado ese tiempo, me asomé para ver si la cosa se había calmado, y un oficial me vio. Creo que él fue el que dio la orden de que me capturaran, porque se trataba de un hombre obeso. El hombre que me capturó era alto (+1,80). Él entró al estacionamiento y se dirigió hacia mí corriendo. Yo me encontraba con una mochila, en ella no llevaba nada aparte de una chaqueta, guías y cuadernos. No iba a dejar que me agarrara allí, me encontraba en una esquina escondido y no se veía nada, quizás qué me habría hecho. Salté la reja del liceo y corrí. Compañeros que se encontraban observando me vieron, me gritaban que corriera. Corrí una cuadra, pero el tipo ya había saltado la reja y estaba a punto de agarrarme. Decidí parar, pero el tipo de todas formas me sometió, a pesar de gritarle que no me resistiría.

Aquí empiezan las torturas e irregularidades por las que espero que se haga justicia.

El tipo me levantó del suelo y me metió dentro de un zorrillo que había estacionado al lado de donde me detuvo. Este vehículo no está adaptado para transportar detenidos. Puso en peligro mi integridad, puesto que dentro de este se encontraba todo el arsenal que las Fuerzas Especiales usan para controlar a las masas (Bombas lacrimógenas, lumas, escopetas, etc.). En ese momento el —– entra, se sienta al lado mío y cierra la puerta. Procede a envolver su brazo izquierdo en mi cuello, y trata de asfixiarme, mientras me gritaba insultos y amenazas de toda índole; “Cabro culiao, ¿Querís morir?”,  “Soy nazi, mírame.”,  “Ando jalao’.”, “Indio culiao.”,  “Te voy a matar.”, Mientras me hacía mirarlo a los ojos. Esto se repitió bastantes veces mientras me tenían dentro del zorrillo. Mientras trataba de asfixiarme, me escupía en la cara. Se escupía la mano y me la pasaba por el rostro diciendo “Come.”

El conductor también me dijo un par de insultos, pero no se atrevió a nada más, solo incitaba al Serrano a seguir. Mis compañeros increparon a este cuando salió del zorrillo. Llegaron más de mis compas, se acobardó, entró en el zorrillo, y sacó una bomba lacrimógena amenazándolos de usarla.

Dentro del zorrillo debí haber estado con él unos diez minutos. Lo interrumpió el capitán. El Serrano me soltó, abrió la puerta y su actitud cambió completamente al verlo. Dejó de ser la bestia sin consciencia que había demostrado ser. Se sentó ordenado, aclaró su voz y habló formal, como si nada hubiera pasado. El capitán me pidió mis datos. Yo estaba en shock, lo increpé sobre cómo me habían tratado. Lo único que hizo fue exigirme “respeto”, mientras el Serrano me miraba enrabiado. El capitán le entregó unas esposas a este y se fue.

El Serrano trató de que yo mismo me pusiera las esposas, cosa que no hice, mientras me llamaba “Perrito”. Una ironía, la verdad.

Se burlaban mientras me las ponían. Siguiendo dentro del zorrillo, me llevaron al frontis del Liceo Politécnico Sara BlinderDargoltz. Ya estando allí me bajaron y me hicieron caminar unos veinte metros hacía un retén móvil, cosa que toda la gente y compas me vieran. Como diciendo “Esto es lo que les va a pasar si los agarramos.” Una humillación. Ya dentro de el retén, estando este estacionado, alrededor de cinco oficiales me ordenaron que me quitara los cordones, el cinturón y el cordón de la chaqueta. Lo hice, y procedí a increparlos nuevamente por lo que me había pasado. “¿Cómo —— tienen un nazi en sus filas?”, “Más encima drogado. Ese tipo, fueran otros tiempos me mata.”, “¿No tienen vergüenza?”. Todos guardaron silencio.

Confiscaron mis cosas y me llevaron a una comisaría, no sé cuál pues no me lo dijeron. Ya estando allí me pidieron mis datos nuevamente. Conté lo que me había pasado y solo se limitaron a decir que si quería quejarme, tendría que realizar una denuncia.

Me subieron a un furgón de carabineros, de los que transportan a los FFEE. Me querían llevar a un hospital a constatar lesiones, no me dijeron el nombre tampoco. Estando allá el médico me revisó, le conté lo que me habían hecho y, teniendo eso en cuenta, dejó escrito en el informe que solo tenía “Lesiones menores.” Yo tenía la mitad izquierda de mi cuerpo adormecida en su totalidad, por la falta de oxígeno en mi cerebro. Tampoco me preguntaron cómo me encontraba mentalmente, pues eso no es trabajo de ellos. Seguía en shock, solo pensaba en mi madre.

Me llevaron de vuelta a la comisaría a buscar mis cosas y desde allí hacia la Prefectura Familiar y Infancia 48° Comisaría, en la cual me mantuvieron encerrado en el calabozo una hora y media. Nuevamente los increpé y esta vez sí tomaron medidas. Llamaron al cabo Serrano y al conductor, del cual nunca supe el nombre. Le pidieron su versión de los hechos. Mientras él contaba, el conductor quien hasta ese momento estaba absorto en su celular se levantó y se dirigió a mi celda para burlarse de mí. Un cobarde, simplemente. Serrano contó su historia y la adornó como quiso. Yo me reía mientras entre cinco Carabineros lo interrogaban. Su versión de los hechos discernía mucho de la realidad, habían instancias en los que los silencios incómodos se extendían hasta por treinta segundos porque simplemente no le creían. Serrano aprovechó también para burlarse, no solo de mí sino también de mis compañeros. Que “Nos creíamos la gran cosa.” “Se creen los defensores del pueblo.”, “Ellos son los del overol, la capucha, la mecha.”, “No son más que perros.” La ironía llegaba a doler. Con esto dejó claro que tenía una afición de odio hacia los Borgoñinos. Dejó claro que no sabía qué era lo que estaba haciendo en la manifestación. Reitero: No estaba encapuchado, estaba con mochila y en ella no llevaba nada por lo que me pudieran imputar. Terminó de testificar y se retiró. En mi ficha quedé imputado con “Desorden Simple”.

Después de un tiempo me sacaron de la celda y me pidieron un número con el cual pudieran comunicarse con un familiar, en este caso mi madre. Les di su número y la llamaron. Después de avisarle que me encontraba detenido le exigieron que viniera a retirarme. Mi madre no podía, les explicó que estaba trabajando. En ese momento ellos la amenazaron con que si no venía a retirarme me internarían en el SENAME (El 70% de los estudiantes del MBB se encuentran en situación de vulnerabilidad. Los Carabineros saben que es más fácil deshacerse de ellos simplemente mandándolos al SENAME.). Mi madre sin saber qué hacer, mencionó de improviso que la otra persona que podría ir a buscarme sería mi hermana, pero que no podía dejar de lado su colegio por venir a retirarme, ya que era la directora. En ese momento , el Carabinero que la llamó cambió completamente de actitud (Al igual que el cabo Serrano) y le dijo que esperara, que hablaría con un superior. Me consiguieron un vehículo particular y dos Carabineros vestidos de civil. Les ordenaron llevarme hasta el lugar de trabajo de mi madre. Esto lo hicieron, obviamente para aminorar la situación.

Al llegar al trabajo de mi madre, me acompañó uno de ellos. Mi madre tuvo que firmar y quedé con citación a fiscalía. Aún no me han llamado. Y bueno, el resto es historia. Lo que yo espero de todo esto es que se haga justicia contra este oficial y el conductor que lo acompañaba. Justicia en contra del abuso de poder y represión por parte de las Fuerzas Especiales de Carabineros en contra de los estudiantes que buscan que sus exigencias sean escuchadas y acatadas. Justicia para las personas que forman parte de los establecimientos educacionales, pues se están usando armas químicas para someter al mismo pueblo que supuestamente deben proteger. Yo mismo me estoy arriesgando ahora mismo al entregar tanta información mía, ya que puedo quedar “Fichado” por Carabineros de Chile y las Fuerzas Especiales. Y si me llegara a pasar algo en un futuro, bueno, ya saben de quién sospechar.

Mi liceo a partir del próximo año 2018 empezará a abrir matrículas para aceptar y educar niños pequeños, que empezaran la educación media con 7°mo y 8°vo básico. ¿Quién los protegerá del abuso al que se expondrán cuando salgan a manifestaciones? Los policías ———– harán lo que quieran con ellos, no les importa nada. Solo aprovecharse del más débil. No quiero que lo que me pasó le vuelva a pasar a nadie. Un niño podría tener una personalidad mucho más sensible que la que yo tengo. Él quedaría con un trauma emocional, quizás ni contaría lo sucedido, si es que no lo matan primero. Este no es el trato que uno espera de una institución tan “respetable” como Carabineros de Chile. Es inhumano, es tortura, una violación a los derechos humanos. Esto es así en todos los establecimientos a lo largo de Chile que luchan contra el poderoso. Buscan callarnos, pero no lo lograran. La unión hace la fuerza, y jamás en mi vida he estado tan de acuerdo con una afirmación del tipo. Por eso quiero hacer un llamado. A organizarse, a luchar, a no quedarnos callados y por sobre todo a no perder la esperanza.

Algún día nuestras demandas serán escuchadas. Y aquel día será el que más recordaré cuando llegue a viejo. Pues esta lucha, la cual yo miraba desde lejos. Se ha vuelto mía.

Gracias a todos por leer.

D.A.V.P

Estudiante del Liceo A-10 Manuel Barros Borgoño.

28/09/2017

Consultada la psicopedagoga Cecilia Deserafino Carreño, nos  explica que desde el año 2017,  a petición de la Presidenta del CEPA  se lleva cabo una Mediación Educativa al Liceo Barros Borgoño y “hay evidencia empírica de  la violencia Institucional; se han entregado  informes al Consejo  escolar  teniendo reuniones con Julio Cartagena para resolver la violencia extrema . Remarco el desconocimiento del rol de la posición de garantes de los funcionarios públicos que se desempeñan en este establecimiento. ¡Son muchos los estudiantes que al cambio de jornada han sido detenidos y violentados sin motivo y  atemorizados por FFEE!. El director usa en forma indiscriminada el llamado de Carabineros amparado en  presuntos delitos flagrantes que ocurren al interior del establecimiento” . La Violencia extrema ha dejado los patios manchados de sangre ,  “la dirección también instruyó a inspectoría encajonar a los chicos  en el patio,  cerrándoles el paso hacia las salas. ¡Lo hemos visto!” agrega, “por un lado Carabineros lanza bombas lacrimógenas en los patios, golpean estudiantes y por otro lado los funcionarios del establecimiento bloquean las puertas de ingreso a salas del clases sector Zenteno , gimnasio y salón de ingreso  a sector San Diego terminado los estudiantes detenidos y la forma de encajonarlos se aplica en el cambio de jornada  cuando  los estudiantes de 4° y 3° medio  se retiran del establecimiento , mientras los estudiantes de 2° y 1° Medio ingresan a establecimiento.  La policía  detuvo ,  maltrató a estudiantes al interior de las comisarias y vehículo policial ,  al ser estos detenidos, no llamo a los padres  de los estudiantes y en algunos casos llevó a los estudiantes hasta sus domicilios o los dejó en libertad. Estas acciones nos  obligó a  denunciar ante el INDH”.


Respecto al objetivo de la mediación educativa – que nace con necesidad de apoyo a falta de políticas publicas en la atención de niños y adolescentes -aplicándose desde el año 2013- es la atención a  niños discriminados y a niños  que presentan necesidades educativas especiales de carácter individual cuando han vivido estados de stress o trauma , ademas de acompañarlos se sistematiza la falta de protocolos existentes; el incumplimiento de  las normativas y leyes internacionales en bases de derechos humanos dentro de los establecimientos educativos, además de revisar si se ejercen malas prácticas profesionales en resolución de conflictos. Debido a esto le señalamos al Mineduc y parlamentarios que  lo que sucede en los colegios emblemáticos. Para generar cambios primero deben tener políticas publicas de adolescentes, donde se legalice todo el derecho y deberes desde los adultos y adolescentes, si no tienen protección desde el estado no se resuelve el problema de violencia. Las intervenciones a través del acompañamiento del proceso que afecta al estudiantes  son la base de desarrollo en los seres humanos,  el condicionamiento de refuerzos positivos que generen  participación activa , aprendizaje significativo para que el niño  obtenga los valores morales que su proceso de percepción pueda internalizar en su pensamiento, y luego lo  lleve a la práctica. Expresamos que la experiencia empírica para el  proceso de desarrollo  de un adolescente no es ponerle frenos,  si no potenciar sus habilidades u fomentar la participación ..

Respecto a las acciones realizadas por el departamento psicosocial del establecimiento, desconocemos que medidas adoptaron , dada la confidencialidad en que trabajan las duplas sociales para la re significacion  para D.A.V.P Respecto a su  experiencia del daño irreparable y trauma experimentado por la violencia policial  de la cual fue   objeto D. , hasta la fecha y pasado un año de estos hechos , el INDH y  Fiscalia  aun no se comunican con el estudiante ni con su familia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *