MENOR QUE DENUNCIÓ A DIRECTOR DE ALDEA “MIS AMIGOS” POR POSIBLE ABUSO SEXUAL INTENTÓ SUICIDARSE Y SE ENCUENTRA GRAVE.

En el Hospital Padre Alberto Hurtado de San Ramón, permanece internada la menor de iniciales BDLC, que denunció posible abuso sexual contra Luis Ortúzar González, director de Hogar Aldea “Mis Amigos” de Peñaflor, organismo colaborador del Sename, donde vivió parte de su infancia. La situación de la adolescente de 15 años es grave: “Se encuentra muy delicada de salud porque intentó suicidarse. Su estado es crítico, está en el lado de los infecciosos bajo estrictas medidas de seguridad, donde tienen acceso muy pocas personas”, según fuentes del recinto.

La joven reside actualmente en el Hogar de Niñas Nazareth, perteneciente a Fundación Semería de La Pintana. El establecimiento no dio aviso a la madre sobre el incidente que afectó a su hija. Se enteró hoy, y en el hospital no le permitieron verla. Intentamos obtener una versión oficial sobre su estado de salud contactando a Margarita Meruane, directora del recinto, quien sorprendentemente declaró que “no está hospitalizada y que está bien”. Sin embargo, en el centro de atención médica pudimos constatar que la joven BDLC sigue hospitalizada, en riesgo vital, bajo cuidados especiales, con diagnóstico reservado. Averiguamos también que “no es la primera vez que llegan casos así de complejos provenientes del mismo Hogar”, y que “en el consultorio de La Pintana también han llegado niños en estado grave, algunos con signos de haber sido maltratados”. Increíblemente, Margarita Meruane mencionó al respecto que “en este Hogar tengo cerca de 40 casos de menores con intentos de suicidio, imposible recordarme de cada uno, y no le daré información a una periodista. Y si me sigue llamando la denunciaré, interpondré una medida de protección en su contra”, amenazó cortando inesperadamente la comunicación.

Este episodio en la vida de la menor BDLC sería en parte, una consecuencia de su bajo estado de ánimo que venía decayendo desde abril de este año, cuando Max Melita, supervisor del Servicio Nacional de Menores (Sename), recibió un particular testimonio por parte de BDAJ, hermano de la menor que vive en el Hogar de Niños “Buen Camino”, que queda al lado de Nazareth. En esa oportunidad el joven de 16 años dijo que su hermana había sido víctima de “un posible abuso sexual por parte de Luis Ortúzar González”, quien dirige hace 28 años la Aldea “Mis Amigos”. La menor estuvo bajo la protección de ese Hogar entre 2007 y 2014, aproximadamente. El joven relató que BDLC “sentía temor del director porque en forma reiterada encerraba a un grupo de niñas, entre ellas su hermana, les bajaba la ropa interior, y les daba palmadas en el trasero, por mal comportamiento”, a modo de sanción. Situación que ocurrió cuando ella tenía cerca de 10 años.

Por el lado de su núcleo familiar, supimos que la menor “tenía intenciones de acabar con su vida desde hace varios meses, porque se sentía agobiada con el encierro. Me mandaba mensajes donde decía que no se atrevía, que no lo hacía porque era cobarde. Estaba nerviosa por eso de la denuncia, los recuerdos de su niñez, no tenía ganas de ir al colegio, y estaba aburrida también porque las tías del Hogar Nazareth la trataban muy mal, le pegaban, la gritoneaban y la dejaban sin comer. Siempre andaba con hambre y estaba muy angustiada porque la tenían aislada, no la dejaban ver a su mamá ni a su hermano. Y su papá murió, pero lo que más echa de menos es estar con su mamá. También le decía a sus amigas que por qué le pasaba una desgracia tras otra, y desde tan chica”.

Sename alertó a Centro de Medidas Cautelares

En mayo de este año, Catalina Pérez Orellana, Directora subrogante del Sename Regional Metropolitano alertó sobre esta grave denuncia a la Jueza de Familia Karen Hoyuelos, Coordinadora del Centro de Medidas Cautelares: “El menor de iniciales BDAJ reveló que su hermana fue víctima de hechos constitutivos de delito por parte del director de Aldea “Mis Amigos”, entre 2014 y 2015”, y que ella no sería la única, sino que habrían más niñas involucradas. Es así como fuimos a preguntar la veracidad de esta acusación al director, pero no quiso defenderse: “No tengo idea de lo que me está hablando, no he sido notificado, llame a mi abogado, Paulo García-Huidobro”.

Según el Oficio emanado por el Sename, Luis Ortúzar González “fue notificado oficialmente sobre esta denuncia con la idea de ser alejado de sus funciones. El 04 de mayo de este año, se le entregó una copia de la resolución a Macarena Álvarez Martínez, Jefe Técnico de Aldea “Mis Amigos”, documento donde el Tribunal ordena la separación de funciones del director, quien no se encontraba en la residencia. Se le explicó a la funcionaria sobre la situación, y la importancia de dar cumplimiento a lo resuelto por el Tribunal, ya que en caso de incumplimiento, Luis Ortúzar González estaría incurriendo en el delito de desacato”. Sin embargo, al cierre de este reportaje permanece en su puesto de trabajo, “haciendo caso omiso a la Dirección Regional Metropolitana del Sename”. El director manifestó a sus cercanos que “no dejará su cargo porque cuenta con todo el apoyo de la Fundación y de todo el Directorio”.

Queríamos aclarar las acusaciones que recaen sobre él y algunos de sus cuidadores de trato directo, unos despedidos y otros en sus cargos. Además de una serie de anomalías y malos tratos que reclaman cerca de 10 familias, quienes entregaron crudos testimonios y anunciaron demanda colectiva “por daños graves e irreparables hacia sus hijos y sus familias”, en contra de quienes resulten responsables.

Luis Ortúzar González emitió licencia médica a fines de agosto, por casi un mes, y según nos informó Macarena Álvarez, “tenía una pierna fracturada”. Comprobamos que durante los días de reposo, el director estuvo en el Hogar, incluso se paseó por el patio del Hogar durante la hora de visitas de los niños, donde fue visto por varias personas. También corroboramos que redactó informes, los que fueron entregados a un juicio del Tribunal de Familia para continuar con su batalla contra la familia de dos menores que mantiene apartados de sus padres.

Caso de alta complejidad para Fiscalía

Debido a la extensión de esta investigación, y para poder digerirla, fue dividida en dos partes. En esta oportunidad nos basaremos en la denuncia que indaga la Fiscalía Regional Metropolitana Occidente. Aquí se nos informa que aún no han formalizado a Luis Ortúzar González, porque “hay diligencias pendientes”, que tendrían estrecha relación con el estado de salud de la menor hospitalizada BDLC: “El caso es de alta complejidad y está siendo investigado por psicólogos, quienes están revisando informes emitidos por los organismos competentes”.

Perfil de Luis Ortúzar González

Se define en su cuenta de Twitter como “intenso, apasionado, disperso. Lo que me hace siempre mantener el optimismo y una confianza sana en los demás”. Es casado y padre. Cercanos a él manifiestan que es hombre de carácter fuerte, amigo del rigor y que no le gusta “que le hagan sombra”, es decir, le gusta tener el control total del Hogar donde llegó a los 25 años de edad.

Sin embargo, una ex colaboradora del hogar reveló que es un hombre con doble personalidad, y se refiere en profundidad a la denuncia interpuesta por la menor BDLC: “No fue sólo a esa niña, también lo hizo a otros menores. Les pegaba en el poto hasta que lloraban eso es cierto. A las más chicas las grababa desnudas en el baño, bañándose, les pegaba hasta que lloraban cuando no le hacían caso. Otro día, le daba con los chiquititos, les bajaba los pantalones y les pegaba palmadas bien fuertes, los encerraba en el closeth y los mandaba a acostarse sin comer. Los trabajadores también le teníamos miedo y respeto porque era de temer”. Esta mujer describe a Luis Ortúzar González como un hombre “con hartos amigos, y en el Hogar estricto, muy simpático con los de afuera, con las visitas, sobre todo con juezas, funcionarias de los Tribunales y algunas del Sename, y le encanta mostrar el Hogar y que digan cosas buenas. Me tocó trabajar cerca de él harto tiempo, pero nunca dije nada malo porque no podía perder mi trabajo tampoco, ahora siguen pasando cosas, hay abusos todavía porque aunque ya no trabajo ahí todavía me cuentan, y esto tiene que saberse…”.

La misma fuente relató que se aplicaban particulares “terapias” a los niños cuando se ponían hiperactivos: “En el 2008 la niña (BDLC) era chiquitita. La encerraban en el closeth y lloraba mucho, por horas, a veces se quedaba dormida en el closeth de tanto llorar. La dejaban sin comer, y le pegaban bastante. No la dejaban recibir visitas, la mamá no la podía ver, le ponían puras trabas a la mamá. En los informes que mandaban a la jueza le ponían que la mamá estaba mal de la cabeza, que era loca, que no podía acercarse a la niña por agresiva. Entonces el Tribunal de Familia resolvía que ella no estaba en condiciones de ver a la niña, pero yo veía que ella venía al hogar y la veía bien, me daba pena porque se iba llorando. El papá de la niña era cercano al director, inventaba cosas también para que la mamá no la viera, entonces no había cómo detectar que era abusada y maltratada. Sufrió mucho la mamá de esos niños. La Aldea fue un infierno en la Tierra para esos hermanitos”. Destacar que los padres de estos pequeños se habrían ido por caminos diferentes en la misma fecha en que los niños fueron institucionalizados. Más adelante leerán lo que pasó.

Una revelación que nos dejó de una pieza, tiene que ver con la declaración de un familiar de los menores BDLC y BDAJ, quien asegura que un abogado los puso en conocimiento sobre «la existencia de una causa en tribunales que indica que el niño (BDAJ) habría sido violado a los 7 años. Además tiene comportamiento de niño violado, se nota que estuvo expuesto a situaciones de índole sexual. Tiene grave daño en lo sexual, problemas de zoofilia, y es hiper-sexualizado, son cosas sensibles que nos tienen preocupados”. 

Curiosamente esta persona comentó que le llamaba la atención del hermanito de BDLC con el “tío Luis” -como le llaman en el Hogar-, ya que el menor le hacía algunos dibujos y mientras le tocaba la cabeza el director decía: “¡Es un niño muy lindo, qué pena que la mamá no va poder verlo!”. Detalló que le pedían lo inalcanzable a la madre para evitar visitar a los niños, y que entre las peticiones del director estaban tener casa y buen trabajo, pero en ningún caso se le exigía pasar por un examen psicológico, y que lo raro era que el papá siempre tuvo acceso a los niños, pese a la mala fama que tenía en el barrio: “En el Hogar nunca indagaron sobre la vida de él, sólo le ponían trabas a la mamá, y entre nosotros no nos explicábamos el motivo. Era todo al revés”. 

Llama la atención ver hoy que Luis Ortúzar González y el menor BDAJ, son amigos en Facebook… ¿quién contactó a quién, para qué, desde cuándo, qué temas de conversación podrían tener pendientes o en común este joven con el director de Aldea «Mis Amigos»?… 

Castigos nocturnos a los niños

La fuente contó que “el “tío Luis” los mandaba a “hacer patio” a las 12 de la noche, oscuro, solos, parados en el medio, a cuidar el patio, se morían de susto los pobres, con frío, con hambre, con miedo, con pena, algunos lloraban, otros se quedaban mudos. Otro día le daba por pegar palmadas en el poto hasta que se ponían a llorar, y cuando lloraban los echaba a sus piezas. A veces eran las 7 de la tarde, verano, con mucho calor, y no podían hablar, tenían que estar callados, con la puerta cerrada y tapados, algunos se llegaban a ahogar porque sufrían de asma. Había niñas de 4 años y otras más grandecitas. Después les decía cualquier cosa a los papás, para que no las vieran y lo echaran al agua. Cuando los papás reclamaban los mandaba a ver a la psicóloga, después las cambiaba de hogar por cosas que nadie se explica. Es posible que él ni se acuerde de algunas cosas porque han pasado tantos años, o también puede que se acuerde…, pero de lo que estoy segura es de que los niños se deben acordar perfectamente, y los niños no mienten, menos cuando se trata de maltrato, esas cosas no se olvidan porque marca la infancia”.

La impactante historia de la madre 

Sólo bastó con que un hombre caminara hasta una comisaría, dejara una constancia y a los minutos Carabineros desgarró del pecho de la madre a una bebé de meses (BDLC) que se alimentaba, y a su hermano (BDAL) que jugaba en la cuna. Así se escribe el inicio de la trágica vida de estos hermanos que hoy viven bajo la custodia de la Fundación Semería, cuestionada por estos días, al descubrirse una cantidad no menor de niños que llegan a los centros asistenciales con “dudosos diagnósticos”, según nos informan en un consultorio.

Nos llamó profundamente la atención el caso de estos hermanos, y por respeto guardaremos bajo siete llaves la identidad de la madre. Pese a que no hemos podido dar con su paradero estos últimos días, descubrimos lo duro que fue para ella soportar en silencio, el atropello a todos sus derechos como niña, como estudiante, como mujer y como madre. Sus hijos están marcados por el sufrimiento desde que nacieron, porque según nos explicó una fuente del barrio, «a esos niños les tocó un papá verdugo», que cuando BDAJ lloraba le quería pegar y que cuando tenía casi dos años de vida vivió una noche de terror. Fue sacado por Carabineros de manera forzada desde su cuna mientras jugaba. Y al mismo tiempo arrancaron del pecho de la madre a su hermana BDLC -de sólo meses de vida-, que estaba siendo amamantada, sin orden judicial, sólo con una acusación “inventada y antojadiza” hecha por un padre furioso.

Vecinos relatan con mucha angustia, que aquella noche nunca más se supo de los niños, y que “el padre fue quien tramó todo. Él era una persona mayor, pasaba a la mamá de los niños por más de 50 años. Nadie entendía eso. Escuchaban cuando la golpeaba. Ella pidió ayuda en el Servicio Nacional de la Mujer de Dorsal, en el año 2003, pero no pasó nada, nunca la escucharon, la ignoraron. Él era su vecino, la conoció chica, entonces la manipulaba en todo. Decía que era locutor, tenía un poder de convencimiento muy grande, decía que trabajaba mediodía y eso no era así porque estaba todo el día en la casa de vago. Cuando ya tenían a los niños ella pasaba todo el día en la casa de su tía, iba a puro dormir con él porque en esa casa no había ni para comer. Y sobre la noche en que se llevaron a los niños le puedo decir que fue terrible. Oímos que le gritaba al niñito que se callara, era como que le iba a pegar a la guagua, y se escuchaba cómo ella se lo quitaba. Él la trataba de tarada, y le decía que le iba a quitar a los niños. De repente sentimos un portazo bien fuerte y el niñito gritaba más todavía, parece que se asustó con la puerta, y después supimos que los carabineros se habían llevado a los dos niños”.

Indagando en la historia de este caso, dimos con que esa noche los niños fueron llevados a un hogar de acogida en calle Antonio Varas y que la madre trató por todos los medios de recuperar a sus pequeños, pero que la Asistente Social de turno no creyó su versión por ser una madre joven, apostaron por la del hombre por ser mayor. Además el padre de los niños argumentaba -sin haber presentado pruebas-, que la madre de sus hijos “los maltrataba”. Sin embargo, descubrimos que por esa fecha el menor BDAJ “había pasado por una meningitis viral, lo que evidentemente le había dejado algunas huellas y ojos enrojecidos. Pero su hermanita BDLC se encontraba en perfectas condiciones y con sus controles de Niño Sano al día. De hecho cuando llegaron a ese hogar se enfermaron de inmediato”. Lo grave de la situación es que ese hogar de acogida no sólo alejó a la madre de sus hijos, sino que al mismo tiempo los niños le empezaron a llamar “tía” y no mamá. Fuentes de la Institución comentaron que “a la madre la acorralaban cuando iba a visitar a los niños, la obligaban a que fuera al psiquiatra del Instituto Médico Legal hasta que fue, y el psiquiatra la encontró absolutamente sana, pero la querían hacer pasar por insana para que no pudiera ver a sus hijos, ignoro los motivos”.

Después de ese amargo capítulo, en el año 2004, los hermanitos fueron trasladados a otro hogar Sename de Ñuñoa. Una fuente de ahí informó que “la madre vio cuando una funcionaria golpeaba a su hijo en la cabeza, ella grabó con un teléfono de esos antiguos y se lo quitaron, después se lo devolvieron, pero le habían borrado la grabación. Desde esa vez le prohibieron ver a los niñitos. Y cuando al tiempo volvió, ya no estaban, el papá se los había llevado, ahí les perdí el rastro”.

Llegada a la Aldea de Peñaflor

Volvimos al barrio donde residía el padre de los menores, y nos encontramos con otra situación. Cuando se los llevó de La Casa Nacional del Niño estuvieron bajo la custodia de su progenitor, pero según contó un miembro de la junta vecinal, “los niños estuvieron sin agua, sin comida, sin luz, hacinados, viviendo en una sede comunitaria, ya que al padre le habían quitado la casa que arrendaba por no pago. Se sabe que en ese tiempo la madre vivía en otro sector y trabajaba en un supermercado, y ella los mantenía. Visitaba a sus hijos llevándoles cosas para comer, pero no les alcanzaba. El hombre ya estaba enfermo y no trabajaba”. Fue en ese contexto como un grupo de vecinos puso un reclamo formal y el Sename se pronunció. De esta forma los niños fueron trasladados al Hogar Aldea “Mis Amigos”, en vez de ser devueltos a la madre.

Víctima de bullyng y esclava sexual

Por el lado de la familia son tajantes: “Ella fue esclava sexual del padre de sus hijos, sufrió bullyng en el colegio, andaba depresiva y muy vulnerable, hasta que un día se salió del colegio cuando estaba en sexto año básico porque lo estaba pasando demasiado mal. Su papá la trataba de tonta, le pegaba porque se parecía a su mamá y la obligaba a decirle tío, no papá. Por otra parte la mamá se fue a vivir a La Serena, la abandonó. Ella estaba muy solita, entonces empezó a visitar la casa del lado, ahí vivía el papá de los niños, eran vecinos. Él le decía palabras bonitas y la engatusaba. Un día le dijo que ella era un estorbo para su familia, que él se ofrecía a cuidarla…. de a poco la invitaba a que lo ayudara con su mamá que estaba enferma. La tomaba de la cintura y le coqueteaba. Ella tenía 16 años y el 53. Hasta que una noche le pidió que se quedara a dormir, y la abuelita de ella le dijo que aceptara y alojó con él. Al otro día amaneció acostado al lado de ella semi desnudo. Ella me contó que se sentía media atontá, como si le hubieran dado una pastilla para dormir, no sintió nada en el momento, pero estaba segura que habían tenido intimidad. Después de eso, su abuelita la obligó a quedarse con él porque le dijo que como había sido su primer hombre ya no podía hacerla pasar vergüenza en el barrio. Y así empezó el calvario de ella. Él la obligaba a tener sexo, o sea la violada porque era a la fuerza. Cuando no quería le pegaba, la dejaba sin comida, y le gritaba cosas bien feas, todo se escucha en casas como éstas. Y así quedó embarazada. Una vez tuvo un aborto espontáneo, parece que fue por una golpiza que el hombre le dio, de hecho ella lo denunció, estuvo preso unos meses, pero ella levantó la denuncia por miedo a irse a un reformatorio. Después de eso volvió a quedar embarazada, y llegaron los niños. Él se murió como en el año 2011, y los niños se enteraron hace unos 4 años… no sé bien de qué murió porque estaba con hartos achaques. Él tenía su esposa legal en otra parte de Santiago, con hijos y todo. La señora creía que esta niña le había levantado el marido y nada que ver, si fue él quien la embaucó. También se sabe que el hombre estuvo preso por otro motivo… una hermana lo acusó al parecer porque habría violado a su propia madre, algo que nadie creía, pero empezamos a creer cuando supimos que exhumaron el cuerpo de la señora. Entonces ante los antecedentes de este señor no me explico cómo el Hogar Aldea «Mis Amigos» le dio la preferencia a él con la custodia de los niños y no a la mamá que era inocente y víctima de todo, no investigaron”.

Madre enferma, bajo estrés, impotencia y tristeza

Esta madre lo pasó pésimo en el colegio, no tuvo contención ni cariño en su casa, cayó en manos de un hombre maltratador, abusador, que podría haber sido su abuelo, y que en vez de protegerla le dio la peor vida y la separó de sus dos hijos. Hoy tiene serios problemas de salud (aneurisma cerebral), y pasa por una situación de estrés, preocupación, nerviosismo, impotencia y mucha tristeza por la situación de sus hijos. Le faltó apoyo de una autoridad y/o institución. Es aquí donde se necesita que aparezcan en la foto los dirigentes, concejales, alcaldes, diputados y senadores, los mismos que se pasean en programas de televisión prometiendo, prometiendo y rara vez cumpliendo.

Por esta falta de voz y oído esta joven madre no logró rescatar a sus hijos. Y peor aún, ellos han crecido pensando en que su madre los abandonó porque personal inescrupuloso de Hogar Aldea “Mis Amigos” les hizo creer semejante falsedad. Qué falta de criterio y sensibilidad. El daño está, es irreparable y no tiene dimensión: “Los funcionarios veían en el papá de los niños a la persona protectora y más firme que la mamá, porque era mayor y con habilidades de vocabulario, ella era muy jovencita y poco creíble porque era media tímida. Dejaron de lado los sentimientos de la mamá, no le dieron ayuda psicológica ni de reparación. Tampoco se dieron el trabajo de ver si necesitaba ayuda, simplemente la ignoraron”, comentó una ex funcionaria de la época.

La visión del Sename sobre este caso

Intentamos conversar con la jueza Karen Hoyuelos por medio de Comunicaciones de la Corte de Apelaciones, pero no respondió las preguntas que nos pidieron enviar vía correo electrónico. Al mismo tiempo solicitamos entrevista con Carla Leal, Directora Subrogante del Sename Regional Metropolitano debido a que Catalina Pérez se encuentra con licencia médica -por prenatal-, pero se nos dijo que no es posible, que sólo debíamos conformarnos con la respuesta otorgada hace dos meses por Susana Tonda, vía Ley de Transparencia, donde la Directora Nacional del Sename se declara incompetente para investigar y/o desvincular a Luis Ortúzar González, director de Aldea “Mis Amigos”.

La mirada del Gobierno

Hablamos con Cecilia Pérez, Ministra Secretaria General de Gobierno quien asegura haber visitado en dos oportunidades el Hogar Aldea “Mis Amigos”, en respuesta a una invitación de la abogada Marcela Concha: “Desconozco cualquier denuncia y cualquier investigación de este caso en particular. El compromiso de nuestro Gobierno, que se materializa en la presencia de cada uno de sus ministros, es por los niños más vulnerados y también por los más vulnerables, sobre todo los niños del Sename. Por eso ha sido mi presencia en el Hogar Aldea “Mis Amigos”, y cada vez que se presente la oportunidad de visitarlos y apoyarlos lo haré, no sólo a los niños de ese Hogar, sino de todos los hogares que lo requieran”.

En el Congreso

Durante la discusión del Proyecto de Ley de Subvenciones a los organismos colaboradores –en el Congreso Nacional-, expusimos sobre estas irregularidades y otras investigaciones a Hernán Larraín, Ministro de Justicia y DD.HH., y a todos los diputados presentes. Se acordó profundizar sobre el tema en una próxima fecha, debido a la importancia de las acusaciones realizadas por familiares de los menores.

La Defensoría de la Niñez

Informamos también sobre este caso a Patricia Muñoz, fiscalizadora y representante de la Defensoría de la Niñez, y después de 15 días, respondió vía correo electrónico: “Según lo conversado en reunión, se solicita a usted el envío de documento comprometido por ONG “Emprender con Alas”, en virtud de lo cual la Directora Regional de Sename habría solicitado al Tribunal de Familia que Director de Centro Aldeas “Mis Amigos”, de Peñaflor, fuera apartado de sus funciones. Tal información es imprescindible para las acciones a seguir por parte de la Defensoría de la Niñez”.

Marcela Concha, abogada de los niños

Por otro lado, contactamos a la abogada Marcela Concha, panelista del matinal “Bienvenidos” de Canal 13, brazo derecho de Luis Ortúzar González y madrina de Aldea “Mis Amigos” desde hace 7 años. Comentó que se enteró hace poco sobre la denuncia y que “el director no está citado, ni formalizado ni nada formal. Se ha instado a que esta investigación avance por el bien de los niños, pero la Fiscalía no tiene avances significativos, y de ser ciertos sería muy perjudicial para los niños”. La autodenominada “Abogada de los Niños” asegura que durante todo el tiempo que visita el recinto, “jamás ha visto una situación de abuso o maltrato, que los niños están bien cuidados y que es testigo de eso”.

Padrino de “Mis Amigos” condenado a 15 años por violación

La serie de maltratos, torturas y abusos denunciados en Peñaflor y Melipilla, trajo al presente el bullado caso del alto oficial de la Corte Suprema y hombre de confianza de algunos ministros: El egresado de derecho Eduardo Brahín Gre Bahamondes, quien se encuentra preso, condenado a 15 años y un día de presidio mayor en su grado máximo como autor de cuatro delitos por abuso sexual, en carácter reiterado, y todos consumados, entre los años 2010 y 2014 (La Florida, Iquique y Copiapó). Además por un delito de elaboración y almacenamiento de material pornográfico con menores de 18 años en el 2015. Desde ese año se encuentra privado de libertad, según la Fiscalía Oriente.

La historia de este hombre es asombrosa, pero no nos vamos a desviar tanto. Simplemente destacar que violó al padre y al hijo. Eduardo Gre Bahamondes trabajó en el COD de San Miguel, más conocido como Centro Penitenciario para Menores Infractores de la Ley. En ese lugar, conoció al padre a quien atacó primero. Luego apadrinó bajo el sacramento del Bautismo al hijo de éste, un niño que vivía en el Hogar Aldea “Mis Amigos”. Por mucho tiempo lo sacaba a la casa donde tenía todas las comodidades para el menor. Y se lo ganó porque era el único nexo que el niño tenía con el exterior ya que su familia prácticamente no era compatible para cuidar de él. La abogada Marcela Concha era amiga íntima y compañera de trabajo de Gre Bahamondes, funcionarios de la Corte Suprema de Justicia y ambos visitaban Aldea “Mis Amigos”. Pese a que quedó paralizada cuando supo de la noticia fue quien lo denunció y lo llevó a juicio. Fue así como lo acusaron de violación y lograron su encierro.  

El espíritu de la Fundación

Aldea “Mis Amigos”, institución colaboradora del Sename, indica en su portal Web, entre otras cosas, que su objetivo es «brindar protección, reparación, educación y formación integral a niños y adolescentes que han sido vulnerados en sus derechos y/o viven en el abandono». Curiosamente pudimos comprobar que hay niños egresados del Hogar Aldea “Mis Amigos” que viven en deplorables condiciones, y no hubo seguimiento ni fiscalización. Sin embargo, otros niños cuyas familias tienen mejores recursos económicos y afectivos no pueden sacar a los niños para llevarlos a sus hogares. ¿Cuáles son los verdaderos parámetros que determinan si un niño puede o no visitar a sus padres en su casa, o los parámetros que se aplican para su egreso? ¿han aplicado de manera correcta los protocolos o se han emitido informes de manera antojadiza? Y si el Hogar se preocupa tanto por el bienestar de los niños, ¿por qué existen alto porcentaje de reclamos sobre abusos y maltratos, y en reiteradas ocasiones?

El año pasado, Luis Ortúzar González, director de Aldea “Mis Amigos”,  indicó al Centro de Investigaciones Periodísticas Ciper Chile, que “en su centro no han recibido una capacitación desde la administración central en –por lo menos– los últimos cinco años. Esto afecta directamente las competencias de los Educadores…, y las organizaciones tenemos que hacer capacitaciones internas, lo que nos quita tiempo de trabajo con los niños. Esto es especialmente preocupante porque hay temas, como la inclusión, que son muy relevantes. Si llega un chico o una chica trans, ¿qué hacemos? Ese tipo de cosas no pueden quedar a criterio”. Cree que se debe poner el foco en que los que sufren las consecuencias de la falta de entrenamiento de los funcionarios son, finalmente, los niños: – Son atendidos y cuidados por personas que no están recibiendo información clave, que mejoraría directamente la calidad de vida de los chicos, como para desarrollar el apego o habilidades que los ayuden a desenvolverse una vez que estén fuera de los centros”.

Mi opinón

Como mujer, como madre, como periodista, como egresada del Sename, y según lo que pude investigar en terreno, me siento facultada para opinar y sugerir a las trabajadoras sociales y psicólogas que han pasado por Aldea “Mis Amigos” tomar con urgencia un curso de ética profesional, y si ya lo tienen respetarlo a cabalidad. No me cuadra cómo en vez de ayudar a estas mamás a recuperar a sus hijos, redactan informes recalcando atuendos, accesorios u oficios, por sobre lo medular que es la superación diaria y su lucha por crecer. Informes con tantas contradicciones y falta de rigurosidad, historiales que van derechito a manos de Juezas de Familia, quienes tienen la misión de cortar el queque, de decidir si mantienen a los niños en el encierro o si vuelven con sus familias, es su futuro emocional el que está en juego. No olviden que la raíz de la delincuencia se gesta durante la infancia. Niños que esperan segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años, para que su mamá los lleve a casa. Estamos conscientes de que algunas madres cometieron errores, que se equivocaron, pero la vida no les fue fácil, y en cualquiera de los casos hay arrepentimiento y debe haber reparación y oportunidades para todas. Un niño más, un niño menos en el Hogar no les va a subir ni bajar el sueldo, pero si le va a cambiar la vida a ese menor. Por último aplicar el criterio digo yo, si estamos para ayudar y no para destruir… Dónde está esa empatía con el prójimo, esa solidaridad con el género, su vocación de servicio, o replantearse si realmente eligieron bien la profesión, parece que ven pero no miran, oyen pero no escuchan…, por eso es que no avanzamos como país en estos temas!!!… #conmuchorespeto

En la segunda parte de esta investigación, revelaremos más de 10 casos de abusos que recopilamos, desde Hogar Aldea “Mis Amigos” y otros organismos colaboradores (OCAS). Contaremos la historia de NNA maltratados por Cuidadoras de Trato Directo, y violados en forma reiterada por pares -al interior del hogar-, “sin que las personas responsables de velar por la seguridad de los menores se dieran cuenta”. 

2 comentarios sobre “MENOR QUE DENUNCIÓ A DIRECTOR DE ALDEA “MIS AMIGOS” POR POSIBLE ABUSO SEXUAL INTENTÓ SUICIDARSE Y SE ENCUENTRA GRAVE.

  • el 8 octubre, 2018 a las 12:27 am
    Permalink

    Felicito a la periodista y agradezco su tenacidad para investigar y publicar , hechos como los descritos no pueden quedar en las sombras , la salud y vida de los menores no puede ser mercaderìa que se negocia en las instituciones .

    Respuesta
  • el 20 octubre, 2018 a las 12:14 pm
    Permalink

    Que falta de prolijidad en el reportaje, aún no hay una investigación emanada por el tribunal

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *